jueves, 5 octubre, 2023
- Anuncio -
comenzandoHolaHerpes zoster - tratamiento del virus y el dolor

Herpes zoster - tratamiento del virus y el dolor

El herpes zoster, comúnmente conocido como herpes zoster, es una infección viral causada por el virus varicela-zoster (VZV). Este virus también es responsable de causar la varicela. Después de que una persona se recupera de varicela, el virus permanece latente en su sistema nervioso, concretamente en los ganglios sensoriales cercanos a la médula espinal o nervios craneales. La culebrilla tiene un tratamiento. Puede y debe tratarse con medicamentos específicos.

¿Qué es el herpes zóster? Los síntomas aparecen cuando el virus varicela-zóster se reactiva años después. Por lo general, la causa es un sistema inmunitario debilitado o el envejecimiento. El virus reactivado viaja a lo largo de las fibras nerviosas y provoca una erupción dolorosa o ampollas en un área localizada de la piel. En la mayoría de los casos, esto sucede en un lado del cuerpo o de la cara. La erupción generalmente sigue el camino de un solo nervio conocido como dermatoma.

Algunos de los síntomas son una erupción dolorosa, sensibilidad a la luz

mujer y velas

Fuente de la foto Freepik

El síntoma principal del herpes zoster es una erupción dolorosa (a menudo en Area del pecho), que pueden estar precedidos o acompañados de otros síntomas como fiebre, dolor de cabeza, fatiga y sensibilidad a la luz. La erupción generalmente se desarrolla en grupos de ampollas llenas de líquido. Curan gradualmente dentro de dos a cuatro semanas. El dolor asociado con la culebrilla puede ser intenso y puede persistir incluso después de que la erupción se haya curado. La condición se conoce como neuralgia postherpética.

Cómo se transmite el virus del herpes

La culebrilla es contagiosa para las personas que no han tenido varicela o que no han recibido la vacuna contra la varicela. Sin embargo, se necesita contacto directo con la erupción o las ampollas para contraer el virus, no a través de gotitas respiratorias como ocurre con la varicela. Se recomienda que las personas con culebrilla eviten el contacto cercano con personas en riesgo. Estos son, por ejemplo, mujeres embarazadas, recién nacidos y personas con el sistema inmunológico comprometido (trasplantados, pacientes con VIH, etc.).

El tratamiento para la culebrilla generalmente incluye medicamentos antivirales para reducir la gravedad y la duración de la infección. Los analgésicos, los medicamentos antiinflamatorios y las cremas o ungüentos tópicos también funcionan. Alivian las molestias y aceleran la cicatrización.

La vacuna contra el virus de la varicela-zóster está registrada en la UE. También se puede usar en personas de 50 años o más para prevenir o reducir la gravedad de la culebrilla.

pastillas de medicina

El tratamiento es principalmente con medicamentos antivirales.

El tratamiento de la culebrilla tiene como objetivo reducir la gravedad de la infección, aliviar los síntomas y acelerar la curación. Las principales opciones de tratamiento para la culebrilla incluyen medicamentos antivirales, control del dolor y atención de apoyo. Estos son los principales medicamentos que se utilizan:

Medicamentos antivirales: Los medicamentos antivirales recetados se usan comúnmente para tratar la culebrilla. Estos medicamentos, como aciclovir, valaciclovir y famciclovir, ayudan a inhibir la replicación del virus varicela-zoster. Reducen la gravedad y la duración de la infección.

Dichos medicamentos funcionan mejor cuando se inician dentro de las 72 horas posteriores al inicio de la erupción. Por lo tanto, es importante buscar atención médica de inmediato. El tratamiento antiviral generalmente se administra por vía oral durante un tiempo determinado por un médico.

Analgésicos: El dolor asociado con la culebrilla puede ser bastante intenso. Puede persistir incluso después de que la erupción haya sanado. La condición se conoce como neuralgia posherpética (PHN). Por lo tanto, a los pacientes a menudo se les recetan analgésicos de venta libre como:

  • acetaminofén (Tylenol);
  • medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno.

En casos más raros, se pueden recetar analgésicos más fuertes, incluidos los opioides. Además, ciertos medicamentos, como los antidepresivos tricíclicos o los anticonvulsivos, pueden ayudar a controlar el dolor relacionado con los nervios.

Cuidado de la piel para el herpes zoster

Crema para la piel

Cuidados de apoyo: Se pueden tomar varias medidas para brindar atención de apoyo y promover la curación durante una infección de herpes zóster. Mantener limpia la zona afectada es muy importante. Lavar la erupción cuidadosamente con agua y jabón suave ayuda a prevenir infecciones secundarias.

Aplicación de lociones o cremas calmantes: Se recomiendan lociones de calamina, cremas de hidrocortisona de venta libre o cremas antivirales para aliviar la picazón y la incomodidad.

Usando compresas frías: La aplicación de compresas frías y húmedas sobre el sarpullido alivia el dolor y reduce la inflamación.

Evitar irritantes: Es importante evitar la ropa ajustada o áspera que pueda rozar la erupción. Esto causa molestias o irritación adicionales.

Mantenga una buena higiene: Para evitar que el virus se propague, las personas con culebrilla deben cubrir la erupción con un vendaje estéril antiadherente. Lávese bien las manos después de tocar el área afectada.
No demore un examen con un médico, especialista en enfermedades infecciosas o dermatólogo, para un diagnóstico preciso y recomendaciones de tratamiento adecuadas. Pueden evaluar la gravedad de la infección, teniendo en cuenta su salud general.

¿Cuáles son las posibles complicaciones si el herpes zoster no se trata a tiempo?

Si el herpes zoster (herpes zoster) no se trata de manera rápida o efectiva, pueden ocurrir varias complicaciones. La mayoría de los casos de culebrilla se resuelven sin mayores complicaciones. Algunas personas, especialmente aquellas con sistemas inmunitarios debilitados o de edad avanzada, corren un mayor riesgo. Aquí hay algunas posibles complicaciones que pueden ocurrir:

Neuralgia posherpética (NPH): Esta es la complicación más común del herpes zoster. La PHN se refiere al dolor persistente en el área afectada por la culebrilla, incluso después de que la erupción haya sanado. El dolor puede ser intenso y debilitante y durar meses o incluso años. Esto sucede cuando los nervios dañados continúan enviando señales de dolor al cerebro. Los adultos mayores son más susceptibles a la NPH y el riesgo aumenta con la edad.

Problemas de la vista: Si la erupción de la culebrilla afecta el área alrededor de los ojos, puede provocar varias complicaciones relacionadas con los ojos. Estos pueden incluir conjuntivitis (inflamación de la capa más externa del ojo), queratitis (inflamación de la córnea), uveítis (inflamación de la úvea) o incluso neuritis óptica (inflamación del nervio óptico). La atención médica inmediata es fundamental para prevenir la pérdida de la visión u otros problemas oculares a largo plazo.

No subestime el riesgo de infecciones bacterianas

Infecciones bacterianas de la piel: Las llagas abiertas y las ampollas causadas por el herpes zóster pueden crear una oportunidad para las infecciones bacterianas. Rascarse la erupción o las malas prácticas de higiene pueden aumentar aún más el riesgo de infección. Las infecciones bacterianas pueden causar dolor adicional, enrojecimiento, hinchazón y pueden requerir antibióticos para su tratamiento.

Complicaciones neurológicas: En casos raros, el virus de la varicela-zóster puede afectar el sistema nervioso central y provocar complicaciones como meningitis (inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal) o encefalitis (inflamación del cerebro). Estas complicaciones pueden causar fuertes dolores de cabeza, confusión, convulsiones y otros síntomas neurológicos. La atención médica inmediata es crítica si se sospechan estas complicaciones.

Daño a órganos: En las personas con sistemas inmunitarios debilitados, como las que tienen VIH/SIDA o las que se someten a un tratamiento inmunosupresor, la culebrilla puede afectar potencialmente a los órganos internos. Esto puede provocar neumonía, hepatitis u otras complicaciones orgánicas. Tales casos requieren intervención médica urgente.

Es importante recordar que el diagnóstico temprano, el tratamiento y la gestión adecuados pueden reducir en gran medida el riesgo de complicaciones asociadas con la culebrilla. Si sospecha que tiene culebrilla o experimenta síntomas compatibles con la infección, se recomienda que busque atención médica para recibir la atención adecuada y minimizar las posibles complicaciones.

Autor Ina Dimitrova

Artículos Relacionados
- Anuncio -

POPULAR

NUEVO

- Anuncio -
es_ESES