jueves, 18 abril, 2024
- Anuncio -
comenzandoHolaMedicamentos antivirales contra la gripe: qué son y cómo tomarlos

Medicamentos antivirales contra la influenza: que son y como tomarlos

Los medicamentos antivirales contra la gripe pueden ser de gran ayuda para ayudarle a lidiar con la infección rápidamente y también a evitar complicaciones. Tomarlos trae beneficios especialmente a personas con el sistema inmunológico debilitado o enfermedades crónicas. Sin embargo, esto no significa que sean una especie de cura milagrosa y que puedas deshacerte de la gripe.

Los medicamentos antivirales se toman según el esquema descrito en los folletos. Hay algunas consideraciones importantes que debe tener en cuenta si está considerando un tratamiento antiviral para la gripe.

En la mayoría de las epidemias de influenza, dominan los virus tipo A. La influenza tipo B no se transmite tan fácil y ampliamente, por lo que es más difícil provocar una epidemia. Sólo pruebas precisas en un laboratorio pueden determinar si se trata de un tipo u otro. La mayoría de los medicamentos antivirales funcionan contra ambos tipos.

Para la influenza se utilizan dos clases principales de medicamentos antivirales: inhibidores de la neuraminidasa y adamantanos.

Inhibidores de la neuraminidasa: eficaces en la gripe tipo A y tipo B

gripe resfriado congestión nasal

Uno de los medicamentos antivirales más recetados para la influenza es el oseltamivir. Suprime la enzima neuraminidasa, necesaria para la liberación de los virus de la influenza de las células infectadas. Es eficaz contra los virus de la influenza tipo A y tipo B.

Zanamivir es otro inhibidor de la neuraminidasa. Funciona como oseltamivir al prevenir la propagación del virus al inhibir la neuraminidasa. Zanamivir es eficaz contra los virus de la influenza A y B.

La amantadina y la rimantadina son medicamentos que se han utilizado anteriormente para tratar los virus de la influenza A. Bloquean la proteína del canal iónico M2, impidiendo así la liberación de material genético viral en las células infectadas. Sin embargo, su uso ha disminuido debido a la resistencia generalizada entre las cepas de influenza A. Una ventaja de la rimantadina es su costo relativamente bajo.

El tratamiento con medicamentos antivirales debe iniciarse al segundo día de síntomas.

Es importante señalar que el tratamiento antiviral para la influenza es más eficaz cuando se administra en las primeras etapas de la enfermedad. Idealmente dentro de las primeras 48 horas desde el inicio de los síntomas. El principio es que cuanto antes empiece, más eficaz será el tratamiento. Estos medicamentos no sólo alivian los síntomas, sino que también reducen la duración de la enfermedad y el riesgo de complicaciones.

El caso es que la mayoría de la gente prefiere en los primeros días ser tratado únicamente con paracetamol o ibuprofeno. La mayoría de los preparados combinados contra la gripe que se encuentran disponibles en las farmacias contienen exactamente estos dos ingredientes activos. Por supuesto, la mayoría de las personas que tienen una vida sana y sostenible sistema inmunitario, puede hacer frente a la gripe sin medicamentos antivirales. Sin embargo, a otros pacientes les resulta más difícil afrontar la infección y conviene tomar medidas más serias desde el principio. Este tratamiento también es adecuado para personas cuyos síntomas son muy graves desde el principio.

¿Qué reglas debemos seguir al tomar un medicamento antiviral?

medicación medicación pastilla

Al tomar medicamentos antivirales para la gripe, es extremadamente importante seguir ciertas pautas para garantizar su eficacia y minimizar los posibles efectos secundarios. Aquí hay algunas reglas básicas a seguir.

Iniciar el tratamiento antiviral lo antes posible, idealmente dentro de las primeras 48 horas desde la aparición de los síntomas. El inicio temprano aumenta la eficacia del fármaco. Reduce la gravedad y la duración de la enfermedad.

Siga siempre la dosis y la duración prescritas por su profesional de la salud. No se autoprescriba ni ajuste la dosis sin consultar a un médico. Omitir dosis o suspender el medicamento prematuramente puede comprometer su eficacia.

Complete todo el tratamiento antiviral, incluso si los síntomas mejoran antes de haber tomado todos los comprimidos del tratamiento. Esto ayuda a garantizar que el virus esté completamente contenido. Reducirá el riesgo de recaída y el desarrollo de cepas resistentes.

Los medicamentos antivirales se pueden tomar con o sin alimentos. Sin embargo, mantenerse bien hidratado es importante durante la enfermedad. Ayuda al cuerpo a recuperarse.

Los efectos secundarios pueden incluir náuseas, vómitos o dolor de cabeza, pero son poco comunes. Si nota algo, comuníquese con su médico.

¿Es posible una combinación con otras drogas?

La combinación de medicamentos antivirales con otros medicamentos debe abordarse con cuidado y bajo la supervisión de un médico. Algunas combinaciones pueden ser seguras e incluso recomendadas en determinadas situaciones. Sin embargo, otros pueden provocar efectos o interacciones adversos. A continuación se presentan algunas consideraciones sobre la combinación de medicamentos antivirales para la gripe.

Generalmente no se recomienda combinar diferentes medicamentos antivirales para la gripe a menos que lo recomiende específicamente un médico. El uso de varios medicamentos antivirales al mismo tiempo no necesariamente mejorará la eficacia. Al mismo tiempo, puede aumentar el riesgo de efectos secundarios.

Informe a su médico o farmacéutico qué otros medicamentos está tomando. Además, no olvide ningún suplemento o medicamento a base de hierbas que esté tomando. Algunos medicamentos pueden interactuar con los antivirales, afectando su absorción, metabolismo o eficacia.

Medicamentos antivirales y suplementos nutricionales antivirales: cómo diferenciarlos

Hay muchos preparados en el mercado que afirman ser medicamentos antivirales. En algunos casos, esto puede ser un truco de marketing. Es muy importante distinguir entre medicamentos antivirales y suplementos dietéticos antivirales para no dejarse engañar por afirmaciones publicitarias que no están respaldadas por hechos. Esto no quiere decir que los suplementos no tengan ningún efecto. Al contrario, algunos de ellos pueden ayudar, pero no son medicamentos.

Los medicamentos antivirales, por regla general, se venden sólo con receta médica. La excepción son los preparados homeopáticos, que están registrados como medicamentos pero se pueden adquirir gratuitamente en las farmacias.

Aquí hay otras diferencias. Los medicamentos antivirales son productos farmacéuticos que se someten a pruebas y controles estrictos. Están registrados y supervisados por la Agencia Europea de Medicamentos y las agencias nacionales de medicamentos. De esta forma, se garantiza su seguridad, eficiencia y calidad.

Los suplementos nutricionales antivirales no pasan dicha verificación. Su registro se vuelve más sencillo, no se requiere documentación que acredite su eficacia. Por ley, en muchos países se los trata como productos alimenticios. La supervisión es generalmente menos estricta.

Los medicamentos antivirales contienen ingredientes activos específicos que han sido objeto de extensas investigaciones y ensayos clínicos. El mecanismo de acción está bien definido y se dirige a etapas específicas del ciclo de vida del virus.

Los suplementos nutricionales antivirales suelen contener una mezcla de vitaminas, minerales, hierbas u otros compuestos naturales. Es posible que los mecanismos antivirales específicos de estos ingredientes no estén bien establecidos. La evidencia que respalda su eficacia es limitada.

Los medicamentos han pasado por ensayos clínicos y un riguroso proceso de registro.

La eficacia y seguridad de los medicamentos antivirales están respaldadas por extensos ensayos clínicos e investigaciones científicas. Estos estudios proporcionan una base sólida para su uso en la práctica médica.

Suplementos nutricionales antivirales: si bien algunos suplementos pueden tener evidencia de respaldo limitada, la investigación en general puede ser menos completa. Es posible que las afirmaciones sobre sus propiedades antivirales no tengan el mismo nivel de rigor científico que los medicamentos farmacéuticos.

Autor Ina Dimitrova

Artículos Relacionados
- Anuncio -

POPULAR

NUEVO

- Anuncio -
es_ESES